En recuerdo de Brígida García Guzmán (1947-2020)

Por Irene Casique

bg1

 

 

Querida Brígida, nos faltaron momentos y nos faltó un último abrazo… tu partida no dejó de pillarnos desprevenidos… porque siempre sorprende que lo esencial pueda ausentarse… y la primera reacción, el primer pensamiento es ¿cómo vamos a seguir sin ti? Pero nuestros corazones se recuperarán…  le daremos continuidad a tu presencia… y a través de todo el aprendizaje compartido y del cariño que permanece te sentiremos siempre cerca…

 

Brígida nació en Moca, República Dominicana el 13 de mayo de 1947, donde transcurrieron su infancia y adolescencia. Con apenas 16 años salió de su país de origen, primero a Estados Unidos donde estudió Secretariado y luego la carrera de Sociología. En 1969 llegó a México, inicialmente solo a estudiar una maestría, pero la vida la enraizó a México, donde además de su brillante carrera académica desarrolló su vida personal y familiar.  En 1973 se casó con Gustavo Garza, distinguido economista y colega, y juntos formaron una familia, con sus hijos Alicia y Ernesto.

Para entender un poco más la trayectoria académica y profesional de Brígida vale la pena hacer un breve recuento. Brígida estudió la licenciatura en Sociología en el Siena Heights College, Michigan (1963-1967). Más tarde, realizó la maestría en Demografía en El Colegio de México (1969-1971). Y realizó su Doctorado en Sociología en la Universidad Nacional Autónoma de México (1985-1987). Inició su actividad como Profesora-Investigadora del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales (CEDUA) de El Colegio de México desde 1971 y en 2019, fue distinguida como profesora emérita de dicha institución.

A lo largo de su actividad profesional fue presidenta de la Sociedad Mexicana de Demografía (SOMEDE) (1994-1996).  Por nueve años, participó como Integrante (1990-1994) y co-directora (1995-1999) del Comité de Género y Población en la Unión Internacional para el Estudio Científico de la Población (IUSSP). Desde 1996 fue reconocida como Investigadora Nacional Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de México y desde 2015 como investigadora emérita del mismo. Se desempeñó como integrante de la Junta de Gobierno de El Colegio de México (2003-2005) y de El Colegio de Sonora (2007-2010).

Su obra académica giró en torno a tres temáticas principales: mercados de trabajo, familias y género. En particular profundizó en aspectos vinculados con la participación laboral de las mujeres, su autonomía, la división del trabajo doméstico, la vida familiar y los trabajos no remunerados y de cuidado. Sus aportes en estos temas tuvieron un impacto muy relevante más allá del mundo académico, pues fueron develando (y cuestionando) profundas desigualdades de género que caracterizan la vida de las mujeres al interior de las familias y en el espacio social. De esta manera su trabajo hizo aportaciones centrales a la agenda de investigación feminista en México y América Latina.

Reconocer y agradecer la vida de Brígida implica dar cuenta del impacto que tuvo en todos los espacios y dimensiones por los transitó. Como estudiosas/os de la población ciertamente su trabajo académico fue el vehículo inicial de intercambio con ella para muchos de nosotras/os. Pero su personalidad abierta, positiva y generosa irremediablemente nos llevaron a compartir con ella mucho más allá de los temas intelectuales… la vida.

De su paso por el quehacer sociodemográfico de México y de América Latina destacan tres facetas, profundamente generosas y humanas que nos dejaron huella:

  • Multiplicadora de conocimientos. Brígida fue una maestra excepcional, que compartía sin mezquindad alguna conocimientos y recursos con sus estudiantes y asesorados. Cuidaba de sus estudiantes como de otros hijos, motivándolos e impulsándolos a dar lo mejor. Establecía con ellas/os relaciones que se extendían para siempre, que no terminaban con el curso o con la tesis defendida, pues intentaba mantenerse al tanto de ellos y de sus actividades, años y décadas después de que habían sido sus estudiantes.
  • Decidida promotora de nuevas voces e investigadores. Brígida tuvo una profunda vocación para orientar e impulsar las carreras de los nuevos profesionales e investigadores. Creía sin duda en los jóvenes recién egresados y desde sus posibilidades procuró siempre ayudarlos a encontrar espacios institucionales, oportunidades de estudio o laborales y apostó una y otra vez por ellos.
  • Creadora e impulsora de colectividad intelectual. De manera continua y permanente Brígida se involucró en la generación y fortalecimientos de diversos espacios colectivos, promoviendo siempre al trabajo en equipo. De esta labor nos beneficiamos en particular las/os demógrafos latinoamericanos, por su empeño y entusiasmo en la conformación de la Sociedad Mexicana de Demografía (SOMEDE) y de la Asociación Latinoamericana de Población (ALAP).

Para ALAP la presencia y participación de Brígida fue fundacional y constante, ya que participó desde las primeras iniciativas para su creación, en el “Encuentro de Asociaciones Latinoamericanas de Población: Planeando el Futuro” en Salvador Bahía, Brasil en el marco de la XXIV Conferencia General de Población de la IUSSP (2001), y luego en el 2002, en Ouro Preto, Brasil, en el marco del XIII Encuentro Nacional de Estudios Poblacionales en la Reunión preparatoria de Oro Preto (2002). Fue una entusiasta participante desde el primer Congreso de ALAP en Caxambú (2004) y de todos los posteriores Congresos. Fue además integrante de la Red Lafam de ALAP, integrante del Consejo Consultivo (entre 2009 y 2012) e integrante del Consejo Editorial de la Revista Latinoamericana de Población (2015-2020).

Brígida, no alcanzan los adjetivos para describirte y reconocerte: sencilla, cariñosa, respetuosa, cómplice, confidente, solidaria… amiga.

Seguiremos tu ejemplo formando colectividad, haciendo consciencia permanente de nuestra posición privilegiada como intelectuales académicos y desde ella promoviendo el bienestar y la solidaridad humana. Por medio de nuestro quehacer diario de investigación y docencia, documentando y proponiendo salidas a las injusticias y desigualdades sociales y de género que te dolían e impulsaban tu trabajo, te honraremos y seguiremos encontrándote. 

 Gracias Brígida…  gracias siempre…

 

bg2